Avan Scratch

Descripción del Producto

Es un recubrimiento tecnológico de nanopartículas que gracias a una gran red de entrecruzamientos formada en la superficie del recubrimiento aumenta la resistencia al rallado.

El proceso de síntesis consiste en tres pasos:

  • Etapa I: Oxidación. El primer paso es una suave oxidación que funcionaliza la superficie del plástico, creando grupos funcionales susceptibles de autoensamblarse en moléculas orgánicas.
  • Etapa II: Auto-Ensamblaje. Esta técnica está basada en la formación de enlaces covalentes entre la superficie funcionalizada del plástico y las moléculas orgánicas bifuncionales. En la superficie del plástico se forman espontáneamiente uniones covalentes entre las moléculas.
  • Etapa III: Co-deposición. Las nanopárticulas inorgánicas (SiC, BN, Alumina, B4C, Si3N4) son co- depositadas durante la formación de red del autoensamblaje para obtener un recubrimiento permanente de alta resistencia al rallado.

El primer paso involucra una suave oxidación de la superficie del plástico para incrementar la polaridad de la capa superficial del plástico

Nanomateriales es capaz de producir un recubrimiento resistente nanoscratch en sólo un paso.

Los grupos carbonilos e hidroxi-carboxílicos que se forman durante el proceso de oxidación son los sitios activos para el auto-ensamble de las moléculas con los grupos funcionales necesarios. La unión de las moléculas a la superficie por autoensamble es por el proceso de quimiadsorción (la cubierta del adsorbente a la superficie de un sólido se ve forzado por los niveles de energía próximos a estas uniones químicas) dando una fuerte adhesión entre los enlaces del plástico y las moléculas.

La funcionalidad final de estas moléculas es muy lábil, facilitando la modificación a través de la sustitución de nanopartículas en la etapa final del proceso.

El autoensamblaje de los materiales a nanoescala es la formación de estructuras ordenadas que promete nuevas oportunidades para el desarrollo funcional de recubrimientos. Teniendo en cuenta esto, han surgidoalgunos métodos sofisticados a nivel del laboratorio en base al autoensamblaje, por ejemplo: auto-directo auto-ensamblaje, y autoensamble electroestático.

El autoensamblaje de nanopartículas por evaporación irreversible del solvente ha sido reconocida como una ruta extremadamente simple para estructuras intrigantes o interesantes.

La tecnología propuesta puede ser potencialmente capaz de preparar recubrimientos de nanoestructurados a través del proceso de autoensamblaje de ambos precursores, orgánicos e inorgánicos, así como de los polvos de composites que están constituidos por moléculas orgánicas u órgano-metálicas bi y trifuncionales con la habilidad de formar una matriz en 3D, encapsulando diferentes nanopartículas o precursores de nanopartículas y obtener un recubrimiento con alta resistencia al clima y ralladuras.

La introducción en la matriz de moléculas multifuncionales con un mínimo de los siguientes grupos:

  • Si-O or Si-Cl, CO o COOH, fosfatos, sulfato boranos, o la combinación de algunos de estos grupos, como es el tiolfosfanato que produce una red 3D debido al ensamble espontáneo como se muestra en la siguiente figura:

Un agente de acoplamiento es incluído para unirse covalentemente a los reactivos orgánicos e inorgánicos que proveen un fuerte sistema de ensamble.

Las nanopartículas duras o auto-sintetizadas (SiC, B4C, Si3N4, NB, Al2O3) con tamaños de partículas entre 7 a 100 nm pueden ser incluidos en la formulación para incrementar la dureza y la resistencia a las ralladuras por el recubrimiento.

Algunos recubrimientos de nanopartículas son aproximadamente tres veces más resistentes que los recubrimientos comunes, y tienen un 40 % más de tiempo de vida.

La resistencia al rallado es la propiedad más común que se puede comercializar de las nanopartículas, pero su alto costo baja la introducción en el mercado. Sin embargo con la tecnología de SAM, las nanopartículas pueden ser directamente aplicados a la superficie que se quiere recubrir, reduciendo el costo del producto final que pueda ser logrado.

Además, la posibilidades de controlar el grosor de la nanocapa hasta unas micras puede contribuir a una reducción de costos, sólo espesores adecuados para cada aplicación. Además, los típicos problemas de dispersión del recubrimiento de nanopartículas pueden ser evitados por esta técnica.

.